Parques industriales que generan valor

Los parques industriales estaban concebidos como áreas de tierra que se usaban para uso industrial, bastaba con dividir el terreno técnicamente, fraccionarlo en cuadrículas y dotarlo de los servicios básicos como luz y agua para que funcionaran.

Lo normal, es que en los parques empresariales no exista una interacción ni una relación directa entre las empresas que allí se ubican, que no sea la de compartir las mismas hectáreas que corresponden a la zona industrial.

Pero esto está cambiando, y en un futuro las zonas industriales empezarán a promover la colaboración entre empresas mediante diferentes actividades tales como:

  • Eventos: donde se den a conocer las empresas y se conozcan los negocios actuales y futuros, de manera que se produzcan sinergias entre las diferentes compañías.

  • Conferencias: enfocadas a la formación empresarial, con el objetivo de motivar y transformar al personal de las diferentes entidades.

  • Share Director Program: donde los directivos van visitando las diferentes empresas, para ver errores y aportar soluciones, así como intercambiar ideas y gestionar sus empresas de una manera más profesional.

  • Live Chat Room: como un espacio de comunicación común donde los directores de Recursos Humanos puedan comunicarse entre ellos para facilitar el intercambio de ideas y de personal cualificado.

Los parques industriales siguen siendo un reclamo para las grandes empresas que necesitan ubicarse lejos del casco urbano de las ciudades y muchas compañías de logística y distribución, empresas de e-commerce e incluso pymes están apostando por estas áreas para establecerse.

No obstante, si actualmente muchos parques industriales están alejados de la ciudad, en el futuro, habrá una mayor conexión, ya que son áreas generadoras de negocio y por tanto de empleo, con lo que las áreas industriales tendrán que integrarse en las ciudades más temprano que tarde y habrá que planear un crecimiento sostenible y dinámico.

Diferencias entre el estilo nórdico y el estilo minimalista

El estilo nórdico y el estilo minimalista tienden a confundirse ya que comparten muchas cosas en común, pero aquí vamos a dar las claves para que los puedas diferenciar y te decidas por el que más se adapte a tu gusto.

Para empezar comentaremos que coinciden en el uso del color blanco como base y que le dan protagonismo al espacio y a la simplicidad. Son estilos que apuestan por los materiales naturales y aptos para gente que les guste la tranquilidad y el orden.

Con respecto a las diferencias estas son las más importantes:

  • Origen: la más evidente es la procedencia, ya que el estilo nórdico procede de los países escandinavos a finales del siglo XX y el minimalista tuvo su auge a finales de los años 60 en Estados Unidos. Los primeros buscaban una forma de conseguir luminosidad, usando colores claros que sustituyera la poca luz natural que tienen la mayor parte del año y los segundos querían una vuelta a lo esencial, tras una época de arte pop.

  • Materiales: el estilo nórdico apuesta por la madera y los elementos orgánicos y naturales, como el lino, el algodón o la lana, mientras que el estilo minimalista incorpora plástico, aceros y laqueados.

  • Decoración: el estilo nórdico da protagonismo a la decoración para crear ambiente, por el contrario el estilo minimalista apenas emplea elementos de decoración para destacar el espacio abierto y la simplicidad.

Resumiendo, el estilo nórdico, se inspira en sus paisajes y su naturaleza, por lo que su característica especial es el uso de colores neutros y materiales naturales, mientras que en el estilo minimalista, predominan los materiales industriales, modernos y de formas geométricas, sin prestar atención a los elementos decorativos.

Actualmente, son estilos que se han fusionado y que combinan muy bien sus texturas y aspectos particulares. Ya depende de nuestro gusto el que nos decantemos por uno u otro o que decidamos mezclarlos para darle personalidad a nuestra casa.

Cuánto cuesta deshacerse de una pared

Actualmente la gente quiere vivir en casas más amplias, donde haya mucha más continuidad entre los espacios y la luz natural fluya por todos lados, pero ¡ojo! antes de deshacerte de esa pared que según tú sobra, tienes que informarte bien de si no se trata de un muro de carga, porque de ser así, a priori, esa pared no se puede quitar, ya que sobre ella descansa parte de la estructura, sin embargo, si se trata de un simple tabique y solo sirve de elemento de división, entonces puedes plantearte quitarlo.

Tirar tabique oscila entre los 250€ y los 800€. Con respecto a los factores que influyen en el precio para deshacerte de una pared encontramos:

  • Precio del técnico: está claro que no podemos tirar una pared sin más, sino que tenemos que recurrir a un técnico, normalmente arquitecto o arquitecto técnico, que esté colegiado y que nos haga el presupuesto donde entrarían:

    • Permisos: hay que solicitar los permisos pertinentes al organismo municipal, junto con las tasas municipales, solicitud de licencias y visados.

    • Honorarios del arquitecto

    • Gestión de residuos: hay que tener en cuenta que tirar una pared supone una cantidad de escombros que hay que quitar de forma conveniente y llevar a un sitio específico.

  • Tamaño de la pared: es más caro tirar la pared completa que abrir un hueco o vano.

Si finalmente nos decidimos a tirar un muro de carga, además de contar con profesionales que nos asesoren bien de cómo hacerlo para evitar el derrumbe, habría que colocar otro elemento estructural que conlleve el peso y asimismo hay que contar con el permiso de la comunidad de vecinos, ya que supondría un cambio en la estructura de la casa y el precio oscilaría en unos 3000€ aproximadamente.

Lo mejor es contactar con gente especializada que además de asesorarnos y ayudarnos a deshacernos de la pared, luego dejen la estancia en perfectas condiciones y no se note que allí había una pared y la zona quede perfecta.

Las claves para organizar un espacio abierto

Sin llegar a tener un loft, cada vez somos más los que preferimos que nuestra casa no esté delimitada en ‘compartimentos estancos’ y que el espacio fluya entre las habitaciones para que, a la vez que ganamos en metros, los ambientes sean más polivalentes y flexibles, además de contribuir a las reuniones familiares y de amigos.

De este modo, nos planteamos muchas veces unir la cocina con el salón, o el dormitorio con el baño e incluso con el vestidor, haciendo que las zonas de paso desaparezcan y creando una decoración más informal y mejor organizada.

Las claves para que este espacio funcione, están en crear unidad con acabados y colores que encajen a la perfección junto con muebles y complementos que ayuden a esa sensación de fluidez. Entre otras cosas hay que tener en cuenta:

  • Amplitud: esta organización está pensada para ganar en espacio, con lo que habrá que colocar muebles más funcionales para evitar recargar la zona.

  • Decoración: hay que buscar un hilo conductor entre las zonas para que estéticamente sean complementarios.

  • Iluminación: abrir espacios contribuye a que la luz natural se expanda en la habitación, pero aun así, hay que contar con colocar puntos de luz que faciliten la zona de trabajo o la zona de estar, así como no olvidarnos de la iluminación general.

  • Pavimento: lo mejor es poner el mismo suelo para todo o escoger dos suelos que se complementen para delimitar las diferentes áreas.

  • Distribución: lo mejor es dejar la zona más iluminada y con vistas para el salón, en la cocina hay que aprovechar bien el espacio y colocar una buena campana extractora para evitar humos y olores, así como de ser posible, instalar la lavadora en otro espacio para evitar ruidos.

En el caso del dormitorio, también hay que tener en cuenta los puntos anteriores.

Y no olvides una de las cosas más importantes de abrir el espacio, y es el orden, en una zona donde todo está a la vista, cada cosa tiene que estar en su sitio.

Chimeneas: pros y contras de tenerlas

Una chimenea es un elemento decorativo que da calidez y confort, y a la vez es práctico y funcional, puesto que sirven para calentar una estancia.

Existen muchos tipos de chimeneas, desde las más rústicas o clásicas, a las modernas y actuales, y elegir una u otra, depende mucho de la decoración y de nuestro gusto personal. Asimismo, las chimeneas se pueden encontrar en cualquier estancia, pero como todo, tienen sus ventajas y sus inconvenientes:

Por un lado:

  • Calientan el espacio: como hemos comentado, las chimeneas son una fuente de calor muy potente y llega a extenderse por toda la casa.

  • Ahorro: tener una chimenea evita que gastes mucho en electricidad y además ilumina la estancia, por lo tanto es un ahorro de energía. Por otro lado, la leña es un material económico tanto si la compras como si puedes conseguirlo por ti mismo, en el caso de que vivas en el campo o cerca de alguno.

  • Decoración: una chimenea decora un espacio y el fuego, como elemento relajante, contribuye a generar un buen clima en casa, haciendo que haya reuniones alrededor tanto de familia como de amigos.

Por otro lado:

  • Instalación: la instalación de una chimenea suele ser costosa.

  • Espacio: hace falta un espacio tanto en la habitación donde vayamos a ponerla, que sea amplio y con buena ventilación, así como encontrar un lugar donde almacenar la leña, mejor un sitio cerrado para no tener suciedad y para evitar que los troncos se mojen o cojan humedad, ya que de ese modo, no sirven.

  • Limpieza: la chimenea tiene que mantenerse limpia, tanto la parte que utilices para quemar la leña como el tiro, que necesita de una limpieza profesional para eliminar el hollín y que no se acumule el humo dentro de la casa.

  • Peligro: no olvides que el fuego también es un elemento peligroso, con lo que hay que mantener una vigilancia constante.

Teniendo esto en cuenta, solo queda que analices tus necesidades y veas si finalmente te atreves a incorporar una chimenea en casa.

 

Cómo las casas inteligentes ahuyentan a los ladrones

La domótica, es decir, los sistemas capaces de automatizar una vivienda o un edificio aportando diferentes servicios tales como, eficiencia energética, seguridad, comunicación, etc., ha dado paso a las ‘smart homes’ o ‘casas inteligentes’, que son las viviendas que, a través de la aplicación de las nuevas tecnologías, son capaces de mejorar la calidad de vida de los que allí viven.

Actualmente, existen muchas herramientas mucho más avanzadas e inteligentes que las alarmas convencionales con las que poder evitar que entren los ladrones, entre otras:

  • Cámaras IP: que se activan con el movimiento o con otros sensores, que se controlan mediante control remoto y que además de transmitir en directo, permiten guardar y enviar videos por email. Asimismo, contar con cámaras, ayuda mucho en el caso de que no puedas evitar que entren, ya que además de poder avisar a la policía de inmediato, podrás aportar muchas pruebas.

  • Bombillas y enchufes inteligentes: las primeras sirven para programarlas y que se enciendan a ciertas horas para hacer que parezca que hay gente en casa, y los enchufes sirven para conectar aparatos también mediante control remoto, de manera que por ejemplo, podemos encender cuando queramos el televisor para que haya ruido en la casa.

  • Persianas motorizadas: al igual que con las luces, es interesante poder controlar las persianas para abrirlas o cerrarlas en función de la luz solar y que crean que hay gente en casa.

  • Altavoces o timbres: también es muy efectivo instalar altavoces o algún timbre que suene en el momento en que podemos ver mediante alguna de las apps que existen para móvil que alguien ha entrado en casa.

Tanto si vives en ella como si es una casa de vacaciones, vacía la mayor parte del año, la seguridad es una de las cosas más importantes para tu tranquilidad y la de los tuyos, por eso, entre otras cosas, las ‘smart homes’ son las viviendas del futuro.

¿Qué es el crowdfunding?

El Crowdfunding o también llamado micromecenazgo o financiación colectiva, es una forma colectiva de recaudar fondos para llevar a cabo un proyecto tanto de personas individuales como de grupos u organizaciones, bien sea a través de dinero o de otros recursos y normalmente se hace por medio de una plataforma en Internet.

Hasta hace un tiempo, cuando alguien pretendía poner en marcha una idea o montar un negocio, necesitaba pedir ayuda a familiares y/o amigos o pedir un préstamo o una subvención, pero actualmente existen cada vez más este tipo de plataformas donde se financian proyectos de todo tipo: creativos, empresariales o solidarios.

Pero ¿cómo funciona el crowdfunding?

  • Pues para empezar el creador de la idea debe enviar el proyecto a la plataforma de crowdfunding habitualmente online, en donde dejará la descripción de su plan, la cantidad de dinero necesario para llevarlo a cabo, tiempo para recaudarlo, así como la recompensa.

  • La plataforma o la comunidad valorarán el proyecto y el interés que pueda suscitar y de ser apto, lo publicará en la plataforma durante un tiempo determinado que será el tiempo en el que el proyecto recibirá el dinero de las personas que estén interesadas y quieran invertir.

  • Durante ese tiempo la plataforma promocionará lo máximo posible el proyecto para conseguir la financiación, hasta que finalice el plazo.

  • Una vez cerrado el proyecto, se comprueba cuánta financiación se ha conseguido.

Dependiendo del tipo de recompensa, podemos encontrar varios tipos de crowdfunding:

  • Donaciones: que son aportaciones que se hacen sin recibir nada a cambio.

  • Recompensas: las aportaciones recibirán una recompensa.

  • Acciones: las aportaciones reciben participaciones.

  • Royalties: las aportaciones dadas reciben una parte de los beneficios (aunque sea simbólica)

  • Préstamos o crowdlending: es una financiación en masa por medio de préstamos de una empresa a cambio de un interés por el dinero prestado.

En definitiva, se trata de una nueva forma de financiar ideas y empresas y que pueden hacer que un futuro, los bancos pasen a un segundo plano.

 

Cómo está el mercado de la vivienda de lujo en España

Desde principios del año pasado hemos visto cómo el mercado de la vivienda de lujo se incrementaba en nuestro país y hubo un crecimiento en la compraventa de inmuebles residenciales, lo que reafirmaba la recuperación del sector inmobiliario en el pasado 2018.

Este aumento de transacciones provocó que el precio medio de venta también se disparara en un 19%, donde el volumen de negocio destacó principalmente en ciudades como Madrid, Valencia y Barcelona.

Las zonas donde se incrementaron más las ventas de la vivienda de lujo fueron además de las principales ciudades españolas, los destinos vacacionales como las islas y ciudades costeras como Málaga. Con una economía en recuperación y un mejor acceso al crédito de nuevo, se dieron las condiciones favorables para que se produjera este auge inmobiliario.

Todo ello junto con la situación expansiva de la economía española y la fuerte inversión extranjera en el mercado inmobiliario en nuestro país, contribuyen a que sean los extranjeros los que tienen un porcentaje mucho más alto como compradores de inmuebles de lujo. No obstante, en Barcelona, son los clientes nacionales los que más invirtieron en este sector, con estadounidenses en segundo lugar, seguidos de británicos.

La vivienda de lujo seguirá mostrando una tendencia al alza en los precios durante este año 2019 debido a la fuerte demanda internacional pero también a la falta de oferta de inmuebles de este tipo, donde a los tradicionales inversores europeos, se suman ahora muchos inversores latinoamericanos con gran poder adquisitivo y con una tipología de comprador que suele ser gente joven con poder adquisitivo alto, que viven solos o en parejas y que buscan ubicarse en zonas céntricas y en viviendas amplias.

Si estás planteándote la idea de invertir en comprar un inmueble de lujo en España para poder vender después, esta es la ocasión, aprovecha el buen momento que está teniendo ahora el sector inmobiliario de lujo.

 

Cómo crear un altillo y ganar espacio

¿Necesitas espacio en tu casa y no sabes cómo ganar metros? Pues si cuentas con un techo alto, tienes la posibilidad de crear un altillo, donde poder construir un medio techo que te permita crear un nuevo espacio. Hay algunas cosas imprescindibles a la hora de crear tu altillo:

  • Altura: el techo debe contar con una altura suficiente como para poder andar tanto abajo como arriba sin chocarse con él.

  • Escalera: para acceder al altillo se necesita una escalera que permita el acceso y que podrá ser móvil o fija dependiendo del espacio con el que contemos.

  • Luz: lo ideal es poder contar con luz natural, pero si no puedes permitirte una ventana o una claraboya, procura que la luz que instales quede lo más natural posible.

  • Color: teniendo en cuenta que se trata de un espacio pequeño, lo mejor es pintarlo con colores claros que den sensación de amplitud y no ahogue la vivienda.

  • Decoración: como comentábamos antes, se trata de un espacio reducido, con lo que habrá que pensar en un mobiliario que sea a medida y que no ocupe demasiado espacio.

Con respecto a los usos que le podemos dar a nuestro altillo, aquí van algunos ejemplos:

  • Espacio privado: si la vivienda tiene un techo abuhardillado, y este tipo de estructura no permite que se pueda andar con comodidad, es un sitio ideal para crear un espacio de lectura.

  • Espacio para guardar: si el espacio no es suficiente se puede usar para guardar cosas, por ejemplo en el vestidor para tener más espacio de almacenaje o en la habitación de los niños para guardar juguetes.

  • Espacio para relax: cuando contamos con la altura correcta, este espacio puede servir para crear un estudio, una biblioteca o incluso una habitación para invitados o para dormir tú mismo.

Un altillo es fácil de construir, pero siempre es mejor encargar el trabajo a los profesionales para evitar problemas y para que nos asesoren con lo que mejor le venga a nuestra vivienda.

 

 

Cuál es el código de ética de un profesional inmobiliario

Un profesional inmobiliario se enfrenta día a día a un trabajo con mucha responsabilidad, con lo que tener un código ético, resulta indispensable para desarrollar su actividad.

Las regulaciones del sector inmobiliario dependen de cada Comunidad Autónoma, y a su vez, desde la Unión Europea y a nivel Estatal se han elaborado diferentes códigos deontológicos que reglamentan la praxis de los agentes inmobiliarios.

Los códigos deontológicos son documentos muy extensos, pero principalmente estos son los puntos más importantes para que un profesional inmobiliario cumpla con su código ético:

  • Fidelidad a los clientes: el buen agente inmobiliario se preocupa para que todas las partes (comprador y vendedor) salgan ganando.

  • Información veraz: al igual que con el tema de la publicidad, toda la información que se le dé al cliente debe ser veraz.

  • Protección de datos: es fundamental para cualquier ámbito y en concreto para este sector por el tipo de información que se maneja.

  • Publicidad objetiva: la publicidad está regulada en el código ético para evitar la publicidad engañosa.

  • Formación continua: para realizar un buen asesoramiento, es importante que un agente inmobiliario esté actualizado en cuanto a cualquier tema que precise.

  • Acuerdos por escrito: cualquier tipo de acuerdo que se haga entre cliente y agente debe estar por escrito y firmado bajo notario para evitar problemas.

  • Administración económica: los profesionales inmobiliarios pueden manejar dinero de sus clientes y deben informarles en todo momento del uso que se hace del mismo.

  • Conflicto de intereses: un agente no puede vender inmuebles para los que tiene algún tipo de interés personal, no sería objetivo.

  • Respetar a la competencia: está prohibido según el código ético del profesional inmobiliario el hecho de difamar a otros compañeros o empresas.

  • Transparencia en los honorarios: un buen agente inmobiliario deja claro antes de firmar cualquier documento cuáles serán sus honorarios.

Si quieres que tu agencia inmobiliaria esté reconocida como una empresa seria y de confianza, es fundamental que cuentes con los mejores profesionales y que estos a su vez sean capaces de cumplir con su código ético.